Open minds
will descend upon you

Texto de Nietzsche

Estos historiadores de la moral (principalmente los ingleses) son mentirosos, pues suelen sufrir ingenuamente la exigencia de una moral determinada, convirtiéndose, sin advertirlo, en sus defensores y en su escolta. Admiten, de este modo, ese prejuicio difundido en la Europa cristiana, tan ingenuamente repetido, según el cual la acción moral se caracteriza por el desinterés, la renuncia a uno mismo, el sacrificio personal, el sentimiento de solidaridad, la compasión, la piedad. El fallo habitual de sus hipótesis consiste en afirmar no sé qué pacto de los pueblos, al menos de los pueblos domesticados, respecto a ciertos preceptos de moral, y en concluir determinando la obligación absoluta de éstos para cada uno de nosotros; o, por el contrario, tras haber aceptado la verdad de que las valoraciones difieren necesariamente según los pueblos, concluir en la ausencia de obligación de toda moral; ambas conclusiones son pueriles. Los más sutiles de estos historiadores cometen el defecto consistente en que cuando descubren y critican las opiniones, tal vez insensatas, de un pueblo respecto a su propia moral o las de los hombres respecto a toda moral humana, o bien lo relativo al origen de ésta última, sus sanciones religiosas, la superstición del libre albedrío y otras cosas por el estilo, se imaginan que con eso han criticado a la moral misma. Pero el valor de un precepto como “debes” es muy diferente e independiente de semejantes opiniones acerca del mismo precepto y de la cizaña de error que haya podido invadirlo, del mismo modo que la eficacia de una medicina es totalmente independiente de las opiniones que el enfermo tenga de ella, de que posea conocimientos científicos o prejuicios de anciana.
Una moral puede haber nacido muy bien de un error; esta constatación ni siquiera ha abordado el problema de su valor. Nadie hasta ahora ha examinado, entonces, el valor de la más famosa de las medicinas, llamada moral. Esto exigiría ante todo decidirse a poner en cuestión este valor. ¡Pues bien! ¡En esto precisamente consiste nuestra empresa!
Friedrich Nietzsche: GAYA CIENCIA. LIBRO QUINTO: LOS QUE NO TENEMOS MIEDO. 345. La moral como problema.
El autor se posiciona en la crítica a la moral tradicional y nos propone otra forma de ver la ética.
Cuestiones:
1. Exponer las ideas y la estructura argumentativa del texto propuesto.
Este texto presenta una estructura sintetizante o conclusiva, es decir, la idea principal (que es que nadie ha examinado el valor de la verdad) se halla al final. El resto de texto consiste en una crítica a los historiadores de la moral, que erróneamente piensan que esta consiste en el sacrificio, la renuncia a uno mismo, el sentimiento de compasión… etc. o que esta es fruto de un “pacto entre pueblos”, o finalmente, al comprender que según la cultura, la moral cambia, defienden la ausencia de esta. Lo más que llegan a hacer estos historiadores es criticar otras morales diferentes, pero sin atreverse nunca a cuestionarse el valor de la moral misma. Y eso es lo que se dispone a tratar Nietzsche.

2. Explicar el problema de la moral en Nietzsche y desarrollar sistemáticamente las principales líneas de su pensamiento.
Para Nietzsche la moral es una de las tres partes erróneas en las que se basa la tradición occidental y que hay que desmontar, siendo las otras dos la metafísica y el positivismo.
La moral de la sociedad occidental ha estado siempre basada en el platonismo, que con el paso del tiempo acabó por unirse al cristianismo. Su principal fallo es sólo califica de real el mundo de las ideas, pese a que el de las cosas (que esta misma moral califica de aparente) es el único posible. Por otro lado, aunque la moral nos hace libres, también nos carga con la responsabilidad. Por esta razón, el ejercicio de la libertad propia, que debería ser fuente de autorrealización humana, siempre acaba por traer un castigo. En otras palabras: defiende la inhibición frente a la exhuberancia. Por ejemplo, situándonos en la época de Nietzsche, un hombre y una mujer se enamoran libremente y tienen un hijo. Pero como la moral cristiana exige el casamiento antes que la procreación ambos son tratados con desprecio por el resto de la sociedad (son castigados sólo por haber hecho uso de la libertad que la misma moral afirmó darles). Por otro lado, la moral justifica todas sus normas en un ser transcendental (el dios cristiano), lo cual quiere decir que todos los preceptos que nos son impuestos desde que nacemos no los hemos creado nosotros. Esto le parece tan ridículo a Nietzsche que propone que, ya que Dios, con sus normas antinaturales no nos deja vivir, matémosle y disfrutemos así de la vida.
La metafísica está, según Nietzsche, estancada y “momificada”. Como los filósofos tienen miedo de la realidad, han decidido conceptualizarla para que se convierta en algo estático, pese a que la realidad es devenir (cambio continuo) y se divide en dos aspectos: el ontológico y el epistemológico. Desde el aspecto ontológico Nietzsche afirma que todos los argumentos que califican el mundo sensible de aparente son absolutamente indemostrables. Además, las características con las que dotamos al ser superior, Dios, (perfección, inmutabilidad… etc.) son rasgos del no-ser, de la nada. De hecho, el pretender crear otro mundo al margen de este (el mundo de las ideas) indica que miedo a vivir la vida. Así pues, dividir la realidad en aparente y verdadera, ya sea a la manera platónica-cristiana o kantiana es símbolo de decadencia de las sociedades europeas. En cuanto al aspecto epistemológico, los conceptos se crean con la pretensión de abarcar una parte de la realidad. Pero hay un problema: una vez que estos son asignados, esa misma realidad cambia, de manera que estos sólo pueden ser simples puntos de vista. Los conceptos se basan en el lenguaje, que a la vez se sirve de la gramática. El lenguaje es utilizado por el Estado para distorsionar conceptos y crear nuevas realidades, así que hay que desconfiar de ambos, concepto y lenguaje. Frente a esto Nietzsche propone un nuevo concepto de lenguaje basado en la metáfora en lugar del concepto.
El positivismo se basa en la creencia de que el avance científico traerá la felicidad al hombre. Pero Nietzsche afirma que esto tampoco es cierto: hay cosas muy importantes que no son medibles ni matematizables, como la música, el dolor o la vida misma.
Una vez que se ha comprendido que ni moral, ni la metafísica ni el positivismo benefician realmente al hombre, se llega a un estado Nihilismo, que según Nietzsche, es el estado de todos los pueblos europeos. El hombre, que ha de sufrir una metamorfosis para evolucionar, pasa de ser camello (un ser obediente y supeditado a una carga de la que no puede librarse) a león (niega todo lo establecido). El Nihilismo es negativo porque sume al hombre en la confusión y la desorientación; pero también positivo porque le obliga a buscar nuevos valores. Durante esta búsqueda, el hombre alcanza la voluntad de poder y se convierte en el niño o superhombre (dice que lo que ve y lo que siente, representa la verdad en sí misma). Con el nuevo concepto de verdad llega también un nuevo concepto de lenguaje que, como ya se ha mencionado antes, es la metáfora.

La consecuencia de todo esto, además de la evolución positiva del hombre, es el ateísmo. Los dioses se basan en conceptos esenciales y absolutos, pero con la nueva concepción de verdad, advertimos que los conceptos son inútiles e inexistentes, por tanto los dioses no existen. Y por tanto, el ser más importante es el hombre, que ya no necesita del Estado ni de ningún otro tipo de poder ajeno (podemos afirmar aquí que Nietzsche es un ácrata).

3. Relacionar el pensamiento de Nietzsche con su marco histórico, sociocultural y filosófico.
Nietzsche vivió en la segunda mitad del s.XIX, un tiempo confuso, marcado por ideologías filosóficas muy distintas.
Por un lado estaba el Movimiento Obrero, que comenzaba a surgir por aquel entonces, alentado por Marx, que escribía sus primeros libros, los cuales darían lugar más tarde al comunismo.
También estaba el positivismo, impulsado por el tremendo desarrollo económico que experimentaba Europa, y que defendía que la ciencia salvaría al hombre y le traería la felicidad.
Finalmente estaba el Vitalismo, que una filosofía al margen de la razón, que fue la que más atrajo a Nietzsche y por la que se decantó.
No hay que olvidar que Nietzsche, conocido mundialmente por su sentencia “Dios ha muerto” procedía sin embargo de una familia de pastores protestantes, y recibió una férrea educación cristiana. Dedicó su juventud al estudio de las lenguas clásicas, y obtuvo la cátedra de griego con sólo 24 años. Escribió entonces su primer libro (ajeno a la filosofía, era un ensayo sobre el mundo clásico) pero este fue un fracaso total. Pidió entonces una excedencia en su cátedra y se dedicó a viajar por toda Europa, cada vez más centrado en la filosofía. Murió aquejado de una enfermedad mental provocada por un tumor cerebral.
Los libros más famosos de Nietzsche son: Aurora, Gay Saber (o Aurora II) al cual pertenece este texto, y que se fundamenta en el saber popular y Así habló Zaratustra (en este libro pone su ideología en boca de Zoroastro, filósofo del mundo antiguo que creó una religión en Persia, la cual desapareció con la conquista de los árabes).
Como se puede deducir, el vitalismo arrollador de Nietzsche, es un canto a la vida en medio de aquellos confusos años, en los que el desarrollo económico incesante, amenazaba se combinaba con una cruel deshumanización de la sociedad y sus integrantes.

4. Explicar el problema moral en otro autor:
Para Marx la moral tampoco se basa en Dios, como ocurre con Nietzsche, ya que el también es ateo, pues de igual modo considera que no hay ser superior al hombre o la naturaleza.
La moral de Marx es materialista, pues el hombre forma parte de la naturaleza, pero también social, porque el hombre evoluciona gracias a la sociedad. Está basada en la lucha contra la alienación y la ideología (que justifica la primera) y su objetivo es la abolición total de clases.

Sin Respuestas to “Texto de Nietzsche”

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: