Open minds
will descend upon you

Ene
11

Hoy tenemos una película bastante interesante, que además, con un poco de suerte, resultará seleccionada en los Oscars como mejor película extranjera.

Para los que no estén al tanto, estoy hablando de También la lluvia, el nuevo trabajo de la directora española Icíar Bollaín. Para empezar, hay que resaltar el curioso hecho de que estemos hablando de una directora (para variar). De hecho, creo que en todo este blog es la primer película que comento que está dirigida como una fémina…

He aquí una imagen de la directora. Como curiosidad comentaré que por lo visto tiene una hermana gemela igualita a ella (uoh, que miedooo) y está casada con el guionista de esta película, Paul Laverty, más conocido por ser guionista de Ken Loach, genial director irlandés.

En primer lugar (y ya hablando de la película) me parece que tiene un comienzo bastante impresionante, lo cual es un punto a su favor. Saber captar la atención desde el principio es algo casi tan importante como hacer un buen final. Por otro lado, la historia es interesante, las actuaciones muy creíbles (da gusto encontrar una película española donde te crees los personajes de los actores, para variar) y el tema a tratar interesante.

No quiero desvelar nada del argumento, que es uno de los puntos fuertes de la película (te mantiene en vilo las dos horas que esta dura) pero quiero resaltar el rasgo que más me ha gustado de esta historia, y es, sin duda, sus personajes. Aunque no dejan de seguir unos cánones bastante determinados, he de decir que son bastante profundos, complejos y contradictorios, tal y como a mí me gustan. Es decir, es la típica película en la que al principio clasificas a los personajes en bueno, malo… etc. Y al final de ellas te das cuenta de que el que pensabas que era bueno es un cabroncete, el malo al final es el único que tiene algo de verdadera humanidad… etc. En esta película también hay una crítica al mundo del cine y a los actores en particular. Criaturas petulantes y orgullosas en cuanto al mundo interpretativo, pero débiles y  cobardes cuando se trata de actuar en el mundo real. (Supongo que no se puede ser perfecto en todo…) También hay en esta obra una interesante reflexión histórica sobre hechos que, pese a que nos puedan parecer lejanos, aún son (desgraciadamente) muy actuales en nuestro tiempo. Además, el planteamiento en sí es bastante interesante: una película sobre una película, lo cual nos recuerda vagamente un tópico tan antiguo como los griegos, y es el del Teatrum Mundi. El mundo no es más que un escenario por el que desfilan los personajes de la tragedia de turno ante el público… que es la humanidad entera.

Y dentro de las cosas que más me han gustado no puedo evitar mencionar la magnífica (aunque breve) actuación del comisario boliviano. ¡Qué mirada, señoras y señores! Congela el corazón de una manera tal que cuesta creer que sólo esté actuando. Y la escena de la persecución de los perros. Corta la respiración.

¿Puntos negativos? Quizá el final de la película es tristemente poco real, pero en fin, que queda bonito no lo vamos a negar. Por lo demás, no tengo nada que objetar a esta película que me tuvo pegada a la butaca del cine con el corazón agitado en todo momento. Bellísimo paisaje el que muestra: la selva boliviana es un verdadero paraíso terrenal.

Y aquí cuelgo algunas imágenes del film, con la esperanza de animaros a que lo veáis (merece la pena sacarse la entrada en el cine).

Los protagonistas de la película: un director de cine y su productor. (Que son como la lógica y la retórica, sin el uno el otro no puede existir… jeje).

El director de la película (el joven) y el actor protagonista, que resulta que es el único que tiene narices para echarle morro también a la vida real.

Otros dos actores de la película. Ahí los encontráis muy inocentes vestiditos de curas, pero ya veréis, ya…

Parte de la ya mencionada apabullante escena de los perros. Brillante y terrible.

Otro de los actores del film, que, a diferencia del resto, vive en sus carnes una historia muy parecida a la que luego tiene que representar. Un personaje interesante que nos recuerda que a veces es necesario gritar si queremos ser escuchados… y tener el valor de afrontar las posibles consecuencias.

Apocalíptica escena final. Intensa, sin lugar a dudas.

No me queda otra cosa que decir salvo que apoyo firmemente su candidatura como mejor película extranjera para los Oscars, y espero con ganas que sea elegida, porque se lo merece.

*Aconsejo esta película para:

-Aquellos deseosos de ver algo que se da muy, muy pocas veces: ¡una buena película española!

-Aquellos que quieran ir al cine esta semana pero no tirar el dinero.

-A los que les gusta el cine en general. Como mínimo esta película es entretenimiento asegurado.

*Desaconsejo esta película a:

-Aquellos amantes de la típica peli de acción de la típica peli de sobremesa (sí, esos telefilms de obsesiones y amores tórridos y asesinatos… etc.) de los sábados. Definitivamente a quienes adoran esos géneros no suele gustarles algo que se salga de ellos. (Y lo digo sin ánimo de ofender, que conste).

Y aquí va el trailer.

Ene
02

Hacía milenios que no comentaba por aquí, sin embargo eso no significa que no haya ido al cine (ni mucho menos) o que no haya visto películas dignas de mención (tampoco, menos mal). Simplemente es que he estado ocupada (esta es una elegante manera de decir que he sido una completa y absoluta vaga en cuanto a lo de hacer críticas de cine se refiere… je, je).

Pero allá vamos. ¡Y hoy con una película romántica! Vaya, vaya. Y eso que yo tengo un pequeño problema con las comedias y las pelis románticas (me suelen dar alergia). Pero esta por lo menos supo captar mi atención. Además, conviene señalar que el director, Atom Egoyan, no es americano, (como muchos habrán supuesto por su apellido) sino un canadiense de origen armenio nacido en Egipto (¡toma ya…!).

Clohé ha sido definida como thriller erótico. Sin embargo, yo no estoy plenamente de acuerdo. ¿Thriller? Sí, pero sin misterio alguno, yo lo adiviné todo al principio (y no soy Sherlock Holmes ni mucho menos). Yo diría más que es una película disfrazada de thriller para dar algo de emoción al asunto, pero que es ante todo una de esas obras que exploran la psicología y obsesiones varias de los personajes que aparecen en ellas. Luego, ¿erótica? Bueeeeeno. Algo de erotismo si hay, no lo voy a negar, pero tampoco esta vez el adjetivo es merecido. (Una mujer masturbándose en la ducha está un poco… ¿cómo decirlo? ligeramente manido). Parece como si el toque lésbico de esta  película fuera tan exótico (Y realmente lo es. ¿Cuántas películas de gays he visto ya ? Doscientas. ¿Y de lesbianas? Un par. ¿Machismo? Pues yo diría que un poco… ejem.) que sólo por ver a dos tías besándose o haciéndolo ya podemos calificar la obra de erótica. Pero lo siento, para mí el erotismo es algo mucho más sutil, embriagador, y, honestamente, no tengo la sensación de que en esta obra lo hayan conseguido.

Dejando al margen mis quejas en cuanto a la calificación, me gustaría hablar del punto fuerte de esta película: la actriz protagonista, Julianne Moore. A parte de interpretar su papel con maestría (nadie esperaba menos de ella, la verdad) es la que (a mi entender) le da el verdadero punto erótico a esta película. Se supone que la actriz Amanda Seyfried (Clohé en la película) es la niña mona de este film. Sin embargo, la belleza demasiado perfecta y predecible, anodina incluso de esta, queda eclipsada por el encanto de Julianne Moore, que pese a tener veinte años más, es sin duda más atractiva. No me extraña (y creo que a nadie) que esta mujer cause determinados estragos amorosos en el film. Pelirroja, elegante, con unos modelitos clásicos pero terriblemente sugerentes. En fin, que ya os habréis dado cuenta, pero Julianne Moore me encanta en esta película, y merece la pena verla sólo por ella.

Tampoco sería justo olvidar a Liam Neeson. Ya está algo mayor (los años nos suelen tratar mejor a las chicas, qué le vamos a hacer) pero no voy a negar que este hombretón conserva algo de encanto. Sin embargo, me sigue intrigando la parte de la película en la que Julianne (Catherin) se lamenta de que, con el paso del tiempo, él está más guapo y ella no hace otra cosa que envejecer… viéndoles a los dos una piensa que es completamente al revés, así que, o el personaje de Julianne necesita gafas o definitavemente se le ha ido un poco la pinza… (y me inclino por la segunda opción).

Por otro lado, la historia no está mal. Lo suficientemente buena como para mantenerme entretenida el tiempo que dura, pero no tanto como para que dentro de un par de meses la haya olvidado. Predecible. Levemente insulsa. Con un final surrealista, forzado, y ligeramente incoherente.

En definitiva, esta es una película romántica, pero ante todo de añoranza. La añoranza y la tristeza de ir envejeciendo y ver como la vida pierde su color y su entusiasmo, de como todos cambiamos para acabar siendo lo que nunca quisimos y criticamos (pero eso sí, perfectos y adinerados, que para algo esto es ficción).

Y sólo me queda mencionar la preciosa banda sonora, que corre a cargo de mi querido Michael Danna.

*Recomiendo esta película para:

-Admiradores de Julianne Moore, Liam Neeson o Amanda Seyfried. Magníficas actuaciones.

-Amantes de las películas de amores, obsesiones y engaños con ese toque decadente.

-Quien quiera pasar una tarde domingo lejos del aburrimiento mortal.

*Desaconsejo esta película para:

-Aquellos que ya han visto demasiadas películas de amores, obsesiones y engaños, esta película será más de lo mismo.

-Aquellos que detesten las películas intimistas en las que el director se pasa una hora y media reflexionando sobre lo contradictorio de la naturaleza humana. Caerán dormidos antes de la hora.

Aquí el tráiler:

Sep
11

Pues aquí vamos con una película que yo pensaba que no me iba a gustar, y mira por dónde, resultó que sí. Pero es que claro, yo (ains, si tendré prejuicios) sólo había visto el cartel, y claro, enseguida pensé que iba a ser una “peli de viejos” de esas lentas e interminables. Si es que no podemos fiarnos de las opiniones preconcebidas…

El punto fuerte de esta película es que cuenta con un  reparto de actores estelar, por ejemplo, Helen Mirren, que es sin la piedra angular del film. Esta mujer, que he de decir, considero una de las actrices más talentosas, ya nos ha deslumbrado en películas tan diferentes como “Las chicas del calendario” (comedia) o “La reina” (tragedia). Hace muy creíble un personaje marcado por el conflicto pero que en todo momento hace gala de una entereza y carácter envidiables. Por otro lado tenemos a actores como James Macavoy,  que  apareció como fauno en Las crónicas de Narnia I o en la curiosa película de El último rey de escocia, que borda a un personaje inocente y algo ingenuo pero que enseguida se gana el cariño de los espectadores. Y también otros famosos como Christopher Plummer (El imaginario del doctor Parnassus) y Patrick Kennedy (el ilusionista).

Lo que más me ha gustado de esta película, es que, además de una excelente (y relajada) ambientación, cuenta la historia de los últimos días del famoso escritor Tólstoi desde una perspectiva totalmente nueva. Si buscáis en Wikipedia, sabréis que Tolstoi, famosísimo ya en su tiempo, se debatía al final de su vida entre deseos altruístas (creo una secta religiosa, era anarquista y defensor del pacifismo y la no-violencia, de hecho incluso se escribía cartas con Gandhi) y el amor que siente hacia mujer, Sofía, con la que lleva 48 años casado (casi nada…)

La mayoría de los biógrafos tratan a Sofía, la esposa, como una harpía que se negaba a que su marido cediera los derechos de autor y todas sus posesiones a los tolstonianos y al pueblo ruso. (Cabe destacar que los dos eran de orígen noble y vivían acomodádamente).  Pero en la película, sin embargo, se nos muestra a una mujer completamente entregada a su marido, fiel amante y consejera (sobre todo en asuntos literarios, se dice que le llegó a copiar Guerra y Paz, su famosa novela, 7 veces, una proeza teniendo en cuenta la envergadura del manuscrito) que intenta evitar que el anciano Tolstoi sea víctima de la manipulación e intrigas de los supuestos tolstonianos, una panda de estirados que, entre otras cosas, rechazan cualquier tipo de unión sexual y llevan al extremo los pensamientos del escritor (y ya se sabe que nada en exceso es bueno). En este complicado papel Helen Mirren brilla con luz propia y está realmente hermosa, muestra el lado más sensible de la esposa de Tolstoi: el amor incondicional, la pura devoción que siente hacia su marido. “Tú eres mi obra de arte y yo soy la tuya” llega a decir en un momento del film.

Aquí vemos a Tolstoi (a quien gustaba vestir de campesino pese a ser noble) dando un paseo por el bosque con su nuevo secretario, y demostrando que, pese a que los tolstonianos lo consideran un profeta, no es más que un anciano que ya ha vivido mucho.

Sofía, la esposa de Tolstoi, que se desvive por su marido. Puede que algunos biógrafos la acusen de harpía; yo achaco su rechazo a que, en aquella época, una mujer con carácter que se atreviera a tomar decisiones no estaba precisamente bien vista. Pero fue ella quién finalmente se quedó con los derechos de autor de su marido… (y se lo merecía, porque seguro que le ayudó, más de lo que el propio Tolstoi querría reconocer, con la escritura de sus obras).

El líder de los tolstonianos, cuya admiración por el escritor llega al fanatismo ( y quién sabe si ocultaba también intereses económicos).

El joven secretario de Tolstoi, que empieza siendo miembro convencido de la secta, pero que poco a poco va evolucionando… (menos mal que era un muchacho de mente abierta). Actúa como juez a lo largo de la película (sin pretenderlo) y arranca varias sonrisas al espectador.

En resumen, recomiendo esta película para:

-Aquellos que quieran ver un pedazito de historia desde una perspectiva nueva (y me da a mí que más humana y cercana a la realidad del suceso en cuestión).

-Personas interesadas en Tolstoi o literatura en general.

-Aquellos que amen los films de época bien ambientados e interpretados.

Desaconsejo esta película para:

-Aquellos que enseguida se aburran con películas más intelectuales que visuales.

Y para los curiosos, aquí queda el trailer:

Sep
02

Y para que no os penséis que soy homófoba y también para resarcirme de la “mala” experiencia que tuve con I love you, Philip Morris, hoy os traigo una buena película de gays. De samuráis gays (¡toma ya!) para ser más exactos.

Os presento una película que es toda una rareza y además rompe la tónica general del blog (no es un estreno actual, data del siglo pasado, 1999 para ser más exáctos).

El título de la película es Gohatto, aunque también se conoce por Taboo.

Pues resulta que, aquí donde me veis, yo trabajo a rato parcial como traductora de inglés. Y una vez tuve que traducir un cómic manga de samuráis gays (que no tiene nada que ver con la película, por supuesto) y recuerdo que pensé: joder, la gente ya no sabe que inventar. Pero claro, si te paras a pensar un rato, en un ambiente militar (es decir, al que solo tenían acceso los hombres) y por supuesto cerrado, pues al final siempre se acaba uno fijando en el compañero de al lado, y si encima parece una mujer (porque os garantizo que el protagonista de esta película podría pasar perfectamente por una) pues ya está claro lo que viene a continuación…

Esta película merece la pena verla, os lo aseguro. Para empezar, la manera de rodar del director es muy peculiar, tiene algo de poético y un poco de melancolía, con sugerentes metáforas visuales. No sólo es una historia de samuráis, sino también un retrato del Japón de mediados del s.XIX.

Por otro lado, la banda sonora es sencillamente preciosa, y no podría ser de 0tro modo, ya que está a cargo de Ryuichi Sakamoto, célebre compositor japonés reconocido en películas tan famosas como El último emperador. Y0 ya estoy buscando dónde puedo descargarla…

Y lo que más me ha gustado de todo, es la psicología del personaje principal, el chico afeminado, Kano, que al contrario que nuestro querido Philip Morris, (plano, superficial y predecible) tiene una gran profundidad, ya que duerante toda la película juega con la mezcla de la vulnerabilidad que le acompaña y unas tendencias psicópatas que van a dejar a más de uno sin palabras…

Cabe destacar (como curiosidad) que el actor que interpreta este papel sólo contaba con 16 años en el momento del film (aunque el personaje supuestamente tendría 18). La actuación no podría ser mejor, ya que es creíble en todo momento.

Y un aviso: atención al final, aparece en forma de metáfora, pero está bastante claro lo que ha ocurrido… aunque también hay sitio para la interpretación subjetiva, por supuesto, y eso demuestra que esta película es buena.

Os dejo algunas imágenes porque el protagonista es guapo, aunque esa mirada inquietante a mi me da muy mal rollo… ejem.

Esta imágen es del primer día de trabajo del protagonista como samurái… donde deja claro que pese a parecer una mujer, es de lo más eficiente, sobre todo cuando se trata de cortar cabezas.

Aquí se ve el traje que lleva la mayor parte del tiempo… blanco, al contrario de sus compañeros, que siempre visten de negro.

El amante del protagonista, que ya desde la primera noche deja muy claras sus intenciones…

Las únicas escenas de sexo en toda la película… (no es explícito, pero vamos, ni falta que hace). Y encima tienen que ser con el samurái más feo de todos… en esa parte la película no fue muy acertada, jajaja, aunque dejaron bastante claro que son los de altos cargos los que mejor se lo montan.

La verdad es que durante toda la película el protagonista va seduciendo uno a uno a todos los samuráis… hasta los que se definían como heterosexuales, vamos, que no quedó ni uno a salvo.

Aconsejo esta película:

-A aquellos que gusten del cine japonés, sobre todo de su poesía y sutileza (es decir, en esta peli nada de vísceras ni monstruos chungos).

-A aquellos que quieran ver una película de samuráis pero no les gusten las de violencia en la que sólo hay espadazos, espadazos, y más espadazos… además, con este film tendrán una perspectiva nueva.

Desaconsejo esta película:

-A aquellos que no tengan una mentalidad abierta.

-A aquellos que gusten de películas violentas y trepidantes, esta película no es lenta, pero tiene un ritmo al que no todos querrán adaptarse.

Y aquí el tráiler. El doblaje español no está mal, pero como siempre yo os aconsejo que os descarguéis la versión original (con subtítulos, claro) merece la pena, y el japonés tiene una sonoridad muy bonita.

Ale. Y si después de esta entrada tan larga os he convencido para que la veáis, ya podéis empezar a buscarla…😉

Ago
30

Y después de la ausencia obligada del verano… ¡ya estoy de nuevo aquí! Y con muchas películas que criticar descarnadamente o alabar, no os quepa duda.

Hoy estoy de humor, así me decanto por una de la primera opción:

I love you, Philip Morris, creo que no es necesaria la traducción al español.

Fui a ver esta película una aburrida tarde de agosto, más que nada por la curiosidad que tenía de ver a uno de mis actores favoritos (Ewan MacGregor) haciendo de gay. Por cierto que no importaría tener una cita con el susodicho, ya que estamos. Y desde luego tengo que decir: congratulations, my dear Ewan! Porque resulta que al chico mono y galante que vimos en Mouline Rouge se le da genial hacer de mariquilla con pluma y vocecilla afectada (y que conste que todo esto lo digo desde el cariño, porque yo disto mucho de ser homófoba, pero he dicho que esta película se merecía una crítica descarnada… ¡y no pienso dejar títere con cabeza!) De todas formas reitero: la actuación está muy conseguida, y eso es loable. Verle con el pelo rubito, un pendiente en una oreja, y haciendo guiñar las pestañitas mientras habla con voz suave y melosa, no tiene precio. (Aunque eso sí, abstenerse las fans enamoradísimas de este actor, les puede dar un ataque). Y por cierto, que el índice de estupidez de su personaje es proporcional a sus miraditas de cordero degollado, aumenta según va pasando la película.

Por otro lado, tenemos a Jim Carrey, el protagonista indiscutible.  Con este actor me he reído en Mentiroso Compulsivo y alguna comedieta más. Pero el pobre tiene un problema, y es que esas muecas características de sus comedias que hacen que todos nos riamos, se han debido quedar grabadas en su cara para siempre. Y claro, cuando llega un momento dramático y le ves poniendo caras… sueltas una carcajada y, por supuesto, te distancias a años luz de la acción en sí. Ya me había pasado con El show de Truman (un supuesto dramón con carga filosófica, la actuación de Carrey barre toda la profundidad que el argumento pudiera tener), y esta película lo confirma. Carrey, haces demasiada gracia, y ese es tu problema. Nadie se va a creer ninguna actuación tuya que tenga algo de dramatismo, no hasta que aprendas a dejar de hacer muecas extrañas y pegar saltitos o poner voces. Así que si tuviera que puntuar su actuación en esta película, le daría un -1. Porque hace superficial y estúpido cualquier principio de sensibilidad, no sé si me explico.

De hecho, toda la película me parece superficial en sí. y sobre todo muy muy pastelona, más pastelona incluso que esos romances entre chico-chica a los que Hollywood nos tiene acostumbrados. Tal vez era la intención del director hacerla así, porque creo que les ha salido tan sumamente empalagosa que eso sólo se puede conseguir con esfuerzo…

Y cabe destacar la imágen que da las cárceles en EEUU, como idílicos hoteles “con encanto” para gays amorosos… a todo esto, resulta que allí la han censurado…yo creo que más por lo que acabo de mencionar  (porque si es verdad que el rancho de la prisión te sirve gambas y filetón,  que puedes compatir celda con tu novio y que por la noche te ponen música romántica… no me extraña que los protagonistas se tiren tanto tiempo en chirona) que por las escenas de sexo homosexual, que no son para tanto (y para los curios@s, sí, Jim Carrey sigue poniendo caras incluso cuando folla, a mí desde luego me quitaría de golpe la libido solo con verle).

En resumen, esta película no es:

-Una peli romántica, gracias a Jim Carrey, que se encarga de eso con una sonrisa malévola en la cara.

-Un drama, porque hasta cuando Carrey llora sigue dando risa… y el personaje de MacGregor es tan estúpido que resulta increíble.

-Un retrato o muestra de una relación homosexual, ya que sé basa en clichés y muestra el lado más superfluo de este tipo de relaciones.

-Una comedia, porque se hace pesada… y cuando te ríes es de pena más que otra cosa.

Entonces, si no es ninguna de estas cosas… ¿qué es? Pues una película vacía y perfectamente prescindible. Aunque digan que está basada en una historia real, no transmite ni una pizca de realismo.

Aconsejo esta película para:

-Aquellos que se mueran de calor estos últimos días de verano, y por cuestiones de supervivencia quieran refugiarse durante un par de horas en un lugar con aire acondicionado.

-Aquellos que deseen pegarse un shock viendo la metamorfosis de MacGregor. (Quizá el susto sea tal que se queden frescos toda la tarde).

Desancosejo esta película a:

-Aquellos que gusten de ver historias con un mínimo de profundidad y sentido.

Ah! Y ahí va el tráiler, por si os ha picado la curiosidad:

Espero que hayáis tenido buen verano😉

Jun
18

Hola de nuevo… primero he de disculparme por el inmenso retraso en este blog, pero desgraciadamente he sido estudiante de bachillerato (ahora simplemente pre-universitaria) y he estado ocupada con la Selectividad y demás asuntos desagradables.

Hoy voy a comentar una película que esperaba con ganas y que no me decepcionó: El escritor de Roman Polanski.

Primero aclarar (como siempre hago) que el título originak era The Ghost writer.  Este término en inglés no se usa para los escritores ordinarios, sino que es específico para aquellos que escriben novelas que después se firman con otro nombre (el de la persona que los ha contratado); es decir, es lo que suele ocurrir con la mayoría de las autobiografías de los personajes famosos como actores y actrices, cantantes… etc. En este caso nuestro escritor (interpretado magistralmente por Ewan McGregor) realiza la autobiografía de un ex-primer ministro británico.  La traducción en español por tanto de ghost writer sería “negro” , pero obviamente titular la película “El negro” llevaría a la confusión; sin embargo, durante en la película (sólo en versión original y con subtítulos en español) el escritor se autodenomina así mismo como “negro”, cosa que me parece bien y que han obviado en la versión doblada. Porque esta es, ante todo, la historia de un hombre deprimido y sin mucha fe en la vida (pues nunca es plato de buen gusto sacrificar la propia creatividada cambio de dinero) que por casualidad se ve envuelto en una trama de corrupción política.

La película está muy bien llevada, y es muy realista, en el reparto destaco también la actuación de Pierce Brosnan, creo que nadie mejor que él hubiera podido interpretar el personaje del ex-primer ministro.

Los que se esperen sólo la típica trama de suspense americana se verán decepcionados, porque esta no es una película con un ritmo especialmente trepidante. De hecho, lo más importante no es la trama de misterio en sí, sino las verdades como puños que Polanski deja entreveer y que perfectamente podrían ser aplicadas al panorama político actual; desde luego, esta historia bien analizada da que pensar.

Ahí va el trailer:

Aconsejo esta película para:

-Personas interesadas en política.

-Fans de Ewan McGregor (en esta película lo tenemos en estado puro).

-A los que les gusten aquellas películas que, bajo la trama, esconden reflexiones profundas.

Desaconsejo esta película a aquellos que:

-Sólo quieran ver una peli policiaca más; probablemente se aburrirán.

Requisito imprescindible: verla en versión original subtitulada, los diálogos son mucho más interesantes.

May
24

¿Recordáis cuando dije que no encontraba la BSO de “Nadie sabe nada de gatos persas”, pero que no dejaría de buscar?

Pues, voilá, aquí traigo el enlace, por si a alguien le interesa esta maravillosa música.

No hace falta que hayáis visto la película. Esta BSO es una recopilación de varios grupos modernos iraníes de música muy variada (indie, rap, rock… etc.) actual.  Echadle un vistazo, no os decepcionará. Es mucho mejor (en mi opinión) que muchos grupos del momento. Se compone en un país donde el terror y la opresión están a la orden del día, y es un grito de libertad y optimismo. Como ya dije antes, es una música con alma. Y eso se nota.

Os dejo, con mi admiración por estos cantantes tan valientes (que a menudo deben lidiar con la policía y acaban en la cárcel por el simple hecho de hacer música) y la petición de al menos la escuchéis.

El susodicho enlace:

http://hotfile.com/dl/40811819/45e8fa9/VA-Les_Chats_Persans_OST-2009-JUST.rar.html?expire=1

Y mi sincero agradecimiento a Kaine Akeru, la persona que se molestó en buscarlo (sí, el mérito real es de esta experta en ordenadores e internet…).

May
22

Y aquí vamos de nuevo con una comedia.

El director es Fathi Akin, del que ya había visto dos películas que me gustaron mucho (Contra la pared y Al otro lado), pero que distaban mucho de ser comedias (las dos eran dramas descarnados y reales como la vida misma). Sin embargo, con Soul Kitchen este director demuestra que es uno de los grandes: pues igual que me hizo temblar con sus dos trabajos anteriores, he de reconocer que con Soul Kitchen me he reído con ganas.

La comedia no me suele gustar como género, ya que siempre tiendo a pensar en esas aburridas comedias americanas donde las únicas escenas graciosas son las que previamente has visto en el trailer (una maniobra realmente hábil por parte de los publicistas); las chicas son muy guapas, los chicos son muy guapos o monos, o directamente tontos (pero al final acaban con la chica guapa) y todos son felices y comen perdices; los problemas son intrascendentes, la enfermedad y el dolor no existen… es decir, que presentan un mundo y unos personajes tan irreales que huelen a plástico y en definitiva, invitan al aburrimiento absoluto.

Sin embargo, con la comedia de Fathi Akin no ocurre nada de esto. Las situaciones son desternillantes, llenas de humor negro, los personajes tan reales que podremos vernos reconocidos en ellos… En fin, es una buena comedia, la obra idónea para pasar un rato divertido, y salir feliz del cine pensando que has hecho bien en gastarte el dinero de la entrada.

Por cierto, aparecen personajes dignos de mención e inolvidables, como el extravagante cocinero gitano, interpretado por el mismo actor que da vida al protagonista de Contra la Pared, su personaje en Soul Kitchen bien podría haber sido una evolución del mismo.

Recomiendo esta película para:

-Los que disfruten de las buenas comedias, es decir, las que no son producto 100% made in Hollywood.

-Aquellos que hayan tenido un día gris y antes de irse a dormir quieran echarse unas risas.

-Los que tengan curiosidad por ver como se desenvuelve Fathi Akin en un género que no sea el drama hiperrealista.

Desaconsejo esta película para:

-Aquellos que definitivamente odien las comedias por considerarlas demasiado predecibles o un género menor.

Para los curiosos:

May
20

Esta es una de esas películas de culto, que la gente suele aborrecer o adorar.

Por lo visto, el fin de semana pasada, muchos conocidos habían ido a verla. Los adjetivos que más utilizaban para describirla eran: repugnante, asquerosa, fuerte, desagradable… Pero es que a veces el arte no es algo armónico,delicado y bello de observar (siendo a la vez un poco aburrido) sino, como decía (supuestamente) Bertol Brecht “el arte no es un espejo, sino un martillo”. Muchas veces la gente busca el arte como un espejo donde ver el reflejo de este mundo en su versión más dulce y agradable, pero a veces se encuentran con un sólido martillo que les golpea la cabeza una y otra vez, hasta que tienen que marcharse (en este caso de la sala de cine) aturdidos y confusos, sin saber muy bien que pensar.

Sí, a la película “Canino” le va que ni pintada esta frase.

Como ya he avisado, presenta escenas muy crudas, pero tan reales, que a mi no me parecieron desagradables. Simplemente me sirvieron para sumergirme más en la historia. Cuando me presentan sucesos edulcorados, o veo a personajes esteriotipados, tiendo a distanciarme de todo lo que ocurre y, por tanto, a aburrirme. Pero cuando ves la realidad al otro lado de la pantalla, esos ligeros matices, esos rostros de los actores sin photoshop ni maquillaje, sus muecas… y te reconoces en ellos, la acción, por surrealista que pueda ser en un principio, te absorbe y te introduce dentro a ti también. Eso fue uno de los puntos fuertes de la película “Canino”.

Por otro lado, aconsejaría a la gente que no se quedara sólo con las escenas desagradables, sino que también reflexionara sobre el mensaje que trae la historia. Se trata, ante todo, de un curioso experimento sociológico. Las mentes humanas, al parecer, pueden moldearse de muchas maneras, confundirse, engañarse. Pero en esencia, todo ser humano sólo ansia una cosa: libertad. E inconscientemente dedicará toda su vida a buscarla. Si privas a una persona de este don, poco a poco se va pervirtiendo al tiempo que enloquece, y finalmente decide que es preferible morir que vivir sin libertad alguna. Porque el hombre sólo conoce lo que ve, pero la libertad es innata. Aunque jamás la hayas probado, sabes que estás en tu derecho de hacerlo, y sensación no puede arrebatártela nadie.

La historia que se relata en este film podría ser peligrosamente real, ya que en el periódico recuerdo haber leído cosas parecidas. Muestra uno de los rasgos más oscuros del ser humano, pero no por eso hay que despreciarla, sino todo lo contrario.

Para los curiosos:

Recomiendo esta película para:

-Aquellos que les guste ver cine que les haga pensar, y llegar a reflexiones profundas.

-Aquellos que estén interesados en la sociología y en el comportamiento humano.

-Personas curiosas.

Desaconsejo esta película para:

-Aquellos que sólo quieran entretenerse un rato (lo único que conseguirán es pasarlo mal).

-Personas extremadamente sensibles que no soporten el sufrimiento o escenas desagradables en pantalla.

Y por cierto, un final magnífico.

May
18

Siempre que escribo sobre una película, me gusta escuchar mientras su banda sonora. En este post lo disfrutaría especialmente, ya que la música de esta película se lleva un 11. Pero por desgracia aún no he logrado encontrar ningún sitio dónde se pueda escuchar/descargar. Aunque no desisto… jeje.

Cuando entré a ver “Nadie sabe nada de gatos persas”, sabía perfectamente que no iba a ser una película agradable. Su director, Bahman Gobadi, me hizo sufrir (como no lo he hecho con ninguna otra película) con la despiadada “Las tortugas también vuelan” no apta para personas sensibles o empáticas. Aunque adoro el cine, reconozco que sólo dos películas me han hecho llorar (y cuando digo llorar, me refiero a llorar de pura angustia y dolor) y esa fue una de ellas (la otra, por quién quiera saber, es la de “El acorazado Potemkin”, su famosa escena de la escalera removió sentimientos ocultos en mí).

Efectivamente, esta película no me transmitió sentimientos nada agradables. Una mezcla de tristeza, impotencia y opresión (lo que se supone que deben sentir sus protagonistas) me fue invadiendo conforme pasaban los 106 minutos de esta obra.

No es la típica película. Se puede calificar de documental, aunque yo creo que es una obra original y única, que va un poco más allá. Digamos que su director nos presenta la cruda y terrible realidad de Irán, dónde la libertad no es más que un sueño, y sus habitantes se aferran al arte (en este caso la música) para sobrevivir. Para que luego digan que el arte es inútil… el arte, según mi opinión, es la esencia humana. Porque la banda sonora de esta película, no es música comercial, que se hace en estudios sofisticados con todo tipo de trucos y comodidades, no. Es un grito a la libertad, una vía de escape que usan los protagonistas para reafirmar su condición humana, libre e individual en un mundo de horror. Y eso, en la música, se nota. No hay ninguna sóla canción que no me haya gustado, aún habiéndolas de estilos muy diversos. Además, la mezcla de imágenes con las que Bahman Gobadi adorna las canciones, es algo maravilloso, porque de repente, la música de los jóvenes iraníes y la cruel realidad de su país se funden en uno solo, y dan algo de consistencia a ese mundo tan caótico.

Esta es una película para ver despacio, para adentrarse poco a poco en un ambiante que está claro que no va a ser agradable, para empatizar con sus personajes y comprenderlos. Sólo de esa manera podremos sentir su música y verle el sentido a esta complicada obra. Y salir al fin del cine, pudiendo afirmar que ya sabemos algo de “gatos persas”

Me gustaron los personajes, sobre todo los secundarios, que me parecieron muy reales. Los protagonistas son meras sombras. Tal vez la historia no tenga mucha importancia, porque de lo que se trata (o al menos así lo veo yo) es de recorrer la realidad de Irán y su música underground como canto al cambio y a la libertad. Por esa razón, no sentí que la película se quedara coja en ningún momento, y la verdad, me gustó mucho. El final es abrumadoramente real, y deja un sabor amargo, pero a la vez tienes ganas de llegar a casa y descargarte la banda sonora. Porque es una música con alma.

Para los curiosos (no encontré un trailer bueno en v.o.)

Y aunque no estén subtituladas en español, unas de las mejores canciones de la película:

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.