Open minds
will descend upon you

Si la cosa funciona… (Wathever works)

Podría decir que esta película no me ha gustado. Podría decir que es totalmente irreal, que los finales felices no existen, que Woody Allen no es más que un misógino cuyos personajes femeninos tienen menos cerebro que un piojo, y si por alguna casualidad son listas eso las convierte en monstruos despiadados. Podría incluso preguntarme por qué su personaje protagonista, Boris, que no es precisamente Mr. Simpatía, tiene tanto éxito entre las féminas y en general en la vida (porque, ¿quién puede creerse que el tío vive en un pisito en Nueva York gracias a que da esas clases de ajedrez taaan agradables…?)

Sí, podría decir tantas cosas…

Pero… ¿os cuento un secreto? Me he reído. La película me ha hecho pasar un buen rato, me he echado unas risas con chistes comunes (y otros no tan comunes) y he salido feliz del cine para irme a mi casa a estudiar Historia del Arte, Griego, y luego a dormir. Sí, desde luego la tarde no estuvo tan mal.

Woody Allen  como siempre con diálogos largos, monólogos en los que se queja de todo (aunque en parte lleva algo de razón) pero no os preocupéis, porque como por lo menos esta vez el protagonista no es él, nos libraremos del tonillo agudo y martirizante (al menos para mí). La verdad es que este hombre es bueno haciendo comedias (pese a su infinito pesimismo), como ya demostró en “Scoop”, aunque las tragedias tampoco se le dan mal, da fe de ello  “Match Point”.  De hecho habré visto bastantes películas suyas, y todas las he terminado, a excepción de “Un Final Made in Hollywood” de la que tuve que desertar.

¿El mejor momento para verla? Una tarde domingo, en la que os apetezca ir a pasar el rato al cine. Entre las comedias americanas, esta pertenece a la gama alta, es decir, la han hecho con un poco de cerebro.

Recomendable no ser un cristiano muy fanático, porque la moraleja de esta película es que, cuando a un buen cristiano (de pueblo) se le deja solo en Nueva York… no tarda ni cinco minutos en despendolarse y volverse el más liberal de todos (eso incluye iniciar un trío, salir del armario… etc.)

Y para terminar, el título, muy acorde por cierto con el argumento, es una frase que nos viene bien recordar. Si la cosa funciona (y no hace mal a nadie) pues ¡adelante! Dejémonos de prejuicios estúpidos y a pasarlo bien.

Una respuesta to “Si la cosa funciona… (Wathever works)”

  1. Me ha encantado tu crítica. Además de ser agradable de leer es muy certera.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: