Open minds
will descend upon you

Comentario de Texto de Sto. Tomás

Respuesta. La existencia de Dios se puede demostrar por cinco vías.

La primera y más clara se funda en el movimiento.

Es innegable, y consta por el testimonio de los sentidos, que en el mundo hay cosas que se mueven. Pues bien, todo lo que se mueve es movido por otro, ya que nada se mueve mas que en cuanto esta en potencia respecto a aquello para lo que se mueve. En cambio, mover requiere estar en acto, ya que mover no es otra cosa que hacer pasar algo de la potencia al acto, y esto no puede hacerlo más que lo que está en acto, a la manera como lo caliente en acto, v. gr., el fuego hace que un leño, que está caliente en potencia, pase a estar caliente en acto. Ahora bien, no es posible que una misma cosa esté, a la vez, en acto y en potencia respecto a lo mismo, sino respecto a cosas diversas: lo que, v. gr., es caliente en acto, no puede ser caliente en potencia, sino que en potencia es, a la vez frío. Es, pues, imposible que una cosa sea por lo mismo y de la misma manera motor y móvil, como también lo es que se mueva a sí misma. Por consiguiente, todo lo que se mueve es movido por otro. Pero, si lo que mueve a otro es, a su vez, movido, es necesario que lo mueva un tercero, y a éste otro. Mas no se puede seguir indefinidamente, porque así no habría un primer motor y, por consiguiente, no habría motor alguno, pues los motores intermedios no mueven más que en virtud del movimiento que reciben del primero, lo mismo que un bastón nada mueve si no lo impulsa la mano. Por consiguiente, es necesario llegar a un primer motor que no sea movido por nadie, y éste es el que todos entienden por Dios.

El texto nos expone una de las vías de demostración de la existencia de Dios.

Cuestiones:

1.Exponer las ideas y la estructura argumentativa del texto propuesto.

La idea principal de este texto es que el primer motor que mueve todo en el universo es Dios.

Las demás ideas corresponden al esquema que sigue Sto. Tomás en las sus demostraciones de Dios (las 5 vías). Primero hay una referencia a la observación empírica (las cosas se mueven). Luego una aplicación de la ley de la causalidad (si se mueven es porque alguien las mueve, ya que no es posible que se muevan por sí solas. Posteriormente se encuentra con la imposibilidad de llegar al infinito, razón por la cual se decide que tiene que haber un origen único (en este caso un primer motor) que sólo puede ser Dios.

2. Explicar el problema de la demostración de la existencia de Dios y desarrollar sistemáticamente las principales líneas de su pensamiento.

Sto. Tomás es otro de los filósofos medievales que trata de demostrar la existencia de Dios mediante la razón. Pero él, al ser un filósofo aristotélico, expone una argumentación a posteriori, ya que considera que todo lo que se conoce ha de pasar antes a través de los sentidos. De esta manera, reconoce que Dios no es evidente, razón por la cual se encarga de demostrarlo mediante unos esquemas argumentativos que constituyen lo que él llamó “las 5 vías” que, como se ha mencionado anteriormente, parten de una observación empírica para demostrar la existencia de Dios.

Como se puede ver, Sto. Tomás vuelve a concebir a la fe y la razón como dos elementos que colaboran entre sí (que no separados, como defendían los agustinianos) de manera que la razón explica de manera didáctica y científica los argumentos de la fe y esta le dice a la razón lo que está bien y lo que está mal. También incorpora la idea de Aristóteles de que el conocimiento está dividido en dos fases: primero la sensibilidad y después el entendimiento agente y el paciente. Sto. Tomás pretende ser, como su antecesor, un filósofo empirista.

Igualmente, en la antropología, considera al cuerpo y el alma unidos, como ya hiciera S. Agustín. Sin embargo su ética es más interesante e innovadora. Para empezar, propone tres tipos de leyes: las eternas (aquellas que hace Dios), las naturales (las leyes de Dios que nos afectan a nosotros) y las positivas (las que nosotros mismos elaboramos). De todas estas destaca las leyes naturales por su carácter inmutable, que atienden además a tres tendencias del ser humano: la tendencia de sustancia (supervivencia) la tendencia animal (procrear y cuidar de la prole) y la tendencia racional (buscar la verdad y vivir en sociedad). La ley natural jamás debe ser violada, porque además de no obrar bien con respecto a nuestras propias leyes, estaríamos desobedeciendo la ley eterna de Dios, es decir, estaríamos pecando. Por esta razón Sto. Tomás considera que no deben existir los estados laicos, ya que en última estancia es la ley de Dios la que debemos obedecer.

3. Relacionar el pensamiento de  Santo Tomás con su marco histórico, sociocultural  y filosófico.

La filosofía de Sto. Tomás está marcada profundamente por la de Aristóteles, redescubierta hacia relativamente poco tiempo, ya que hasta entonces sólo se había mantenido la ideología platónica. Pero los árabes descubren los textos originales del filósofo empirista en Siria, y estos llegan a Córdoba, donde Averroes (médico musulmán) los lee e interpreta, creándose así una nueva corriente filosófica llamada Averroísmo. Finalmente los textos llegan a la Universidad de París, donde, a pesar de haber sido prohibidos por el Papa, Sto. Tomás los lee, reinterpretándolos a su vez. Frente a la eternidad del mundo que defienden dichos textos Sto. Tomás reinterpreta que el mundo puede ser eternamente creado. Frente a la mortalidad del alma Sto. Tomás entiende que la razón inferior muere, pero la superior no. Y en cuanto a la doble verdad Sto. Tomás propone la del mundo, que puede ser eterno y creado a la vez. Como se puede ver, el filósofo medieval transforma la ideología de Aristóteles de forma que no cuestione ningún dogma cristiano, razón por la cual fue admirado por los de su religión y considerado una figura de vital importancia durante siglos.

No hay que olvidar al crítico de Sto. Tomás, el monje agustino Ockham. Él también es empirista, y por eso mismo llega a la conclusión de que ni Dios, ni el alma pueden ser percibidos a través de los sentidos ni por tanto por la razón. Acusa a Sto. Tomás de forzar sus argumentaciones empíricas a las que considera falsas. Sólo la fe puede demostrar la existencia de Dios y el alma

Los seguidores de Ockham, llamados Nominalistas, defendían dos conceptos base: por un lado, sólo se puede demostrar lo que se tiene delante si se percibe a través de los sentidos. Por otra parte, no es aconsejable fiarse del conocimiento, ya que hay algunas cosas en él que no sabemos como han llegado hasta ahí, y desde luego está claro que no a través de los sentidos. Ponen como ejemplo los signos lingüísticos naturales: los hablados y escritos son convencionales, y dependen del entorno; pero los pensados son comunes en todos los seres humanos, aunque no haya explicación racional para esto. Los Nominalistas cobraron gran importancia en su tiempo, y sentaron las bases del renacimiento.

4. Explicar el problema de Dios en otro autor de la Edad Media.

Enfrentada con la postura de Sto. Tomás nos encontramos la de su predecesor en la Edad Media, S. Agustín. No es de extrañar que sus argumentos difieran tanto entre sí, ya que el primero es aristotélico (empirista) y el segundo platónico (racionalista).

Para probar la existencia de Dios S. Agustín no atiende a la información de los sentidos, a la que de hecho desdeña, pues para él estos nos engañan continuamente y sólo podemos fiarnos de nuestra propia conciencia, que es la que posee las ideas inmutables (las que nos acercan realmente a Dios). Por tanto se podría decir que S. Agustín considera que para encontrar a Dios debemos ser capaces de ir más allá dentro de nosotros mismos. Su argumento principal sobre la existencia de Dios, la causa real proporcionada, es así pues a priori.

Sin embargo Sto. Tomás critica a S. Agustín por sus razonamientos abstractos y que realmente no pueden ser probados por medio de la razón, y se centra en la observación empírica. Él dice percibir a Dios a través de los sentidos, aunque para ello deba someter a un riguroso análisis (las 5 vías) la información que estos le traen. Su argumento es a posteriori, parte de información “palpable” para probar un concepto (abstracto a fin de cuentas), Dios.

En última instancia cabe añadir la curiosa contradicción de los autores medievales, intentando aplicar la filosofía a una religión, lo cuál es erróneo, ya que toda religión se basa en conceptos incuestionables (en este caso la existencia de Dios) y la filosofía es precisamente el arte de cuestionárselo absolutamente todo. Por esta razón, en mi opinión tanto S. Agustín como Sto. Tomás no son verdaderos filósofos, ya que buscan las respuestas en vez de la preguntas (con un éxito bastante dudoso, ya que la mayoría de sus argumentaciones son forzosas). Pretenden ser herederos de Platón y Aristóteles respectivamente, pero sólo consiguen corromper la clara línea de pensamiento de ambos.

Una respuesta to “Comentario de Texto de Sto. Tomás”

  1. Bien el contenido pero un poco esquemático. Explicar lo que se sabe con la intención de que lo entienda alguien que desconoce el tema.
    Antes de empezar la primera pregunta hacer referencia al texto y que estructura tiene la obra, de cuestiones, preguntas y soluciones

    Un saludo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: