Open minds
will descend upon you

La cinta blanca (Das weisse band)

Nos encontramos  hoy con una verdadera rareza en esto del cine: una obra maestra. Señoras y señores, me quito el sombrero y reverencio esta gran película.

Ya desde el principio los títulos de crédito crean un ambiente único. La pantalla en negro, las letras en blanco, una caligrafía normal. Los nombres (en alemán, el idioma idóneo para la esta historia) van pasando. No se oye música ni sonido alguno. Podéis tacharme de sensible, pero a mí sólo eso ya me provocó una cierta inquietud algo así como (“¿Y ahora… qué va a pasar ahora…? ¿Dónde se ha metido la música?”). Después las maravillosas escenas en blanco y negro de un idílico pueblecito de alemania. Sus habitantes. Todos ellos tienen caras de personas de esa época, caras de “blanco y  negro”, y también caras de campesinos y campesinas (que es lo que se supone que son). Resalto ese detalle porque en muchas películas (generalmente americanas) se creen que sólo por vestir a la top-model de turno con un trajecito de época ya está todo, y no, porque luego te encuentras sorpresas como el papel de Angelina Jolie en el film histórico “Alejandro Magno”, haciendo de madre del protagonista… (venga, ¿cuándo habéis visto un griega con bótox…? además, ella ni siquiera tiene la fisonomía de las mujeres mediterráneas, en todo caso parece la barbie-griega, jeje). Detalles como esos son muy importantes, porque hacen que uno se distancie de la película (en el caso que he mencionado, uno ya no ve a Olimpia, madre de Alejandro Magno, sino a Angelina Jolie, lo cual es un tremendo anacronismo). Pero en esta película os voy a asegurar que todo lo que veáis va a ser 100% original, de hecho tendréis la sensación de caminar por ese pequeño pueblecito en el año 1913, tan real que os cortará la respiración. Cabe destacar entre todo esto las escalofriantes (porque no pueden definirse de otra manera) actuaciones de los niños, que merecen mucho más que un simple óscar.

La historia también es implecable: terrible, pero bien llevada. Aunque la película es larga (dos horas y media) la tensión se mantiene y no decae en ningún momento hasta llegar al clímax final. Aviso: quien espere ver un triller al uso, donde el asesino se descubre al final y es encerrado y tal (de manera que el espectador pueda irse dormír tranquilo esa noche) se verá decepcionado. Amigos, esta no una de esas simples películas de intriga en las que se hacen apuestas por ver quién es el culpable, no, esta es muchísimo más. Si la váis a ver sin prejuicios y os atrevéis a meteros en la historia, descubriréis que películas como esta sólo se ven una o dos veces al año.

Para finalizar, quiero dejar constancia del mensaje de la película, que he leído en otra crítica y me ha parecido muy apropiado: “Los ideales absolutos conducen a la perversión”.

Una respuesta to “La cinta blanca (Das weisse band)”

  1. Menos mal que al menos antes se hacían películas así. Ver películas “raras”, o al menos distintas es lo que se echa de menos… Tendré que verla.😀


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: