Open minds
will descend upon you

La última estación

Pues aquí vamos con una película que yo pensaba que no me iba a gustar, y mira por dónde, resultó que sí. Pero es que claro, yo (ains, si tendré prejuicios) sólo había visto el cartel, y claro, enseguida pensé que iba a ser una “peli de viejos” de esas lentas e interminables. Si es que no podemos fiarnos de las opiniones preconcebidas…

El punto fuerte de esta película es que cuenta con un  reparto de actores estelar, por ejemplo, Helen Mirren, que es sin la piedra angular del film. Esta mujer, que he de decir, considero una de las actrices más talentosas, ya nos ha deslumbrado en películas tan diferentes como “Las chicas del calendario” (comedia) o “La reina” (tragedia). Hace muy creíble un personaje marcado por el conflicto pero que en todo momento hace gala de una entereza y carácter envidiables. Por otro lado tenemos a actores como James Macavoy,  que  apareció como fauno en Las crónicas de Narnia I o en la curiosa película de El último rey de escocia, que borda a un personaje inocente y algo ingenuo pero que enseguida se gana el cariño de los espectadores. Y también otros famosos como Christopher Plummer (El imaginario del doctor Parnassus) y Patrick Kennedy (el ilusionista).

Lo que más me ha gustado de esta película, es que, además de una excelente (y relajada) ambientación, cuenta la historia de los últimos días del famoso escritor Tólstoi desde una perspectiva totalmente nueva. Si buscáis en Wikipedia, sabréis que Tolstoi, famosísimo ya en su tiempo, se debatía al final de su vida entre deseos altruístas (creo una secta religiosa, era anarquista y defensor del pacifismo y la no-violencia, de hecho incluso se escribía cartas con Gandhi) y el amor que siente hacia mujer, Sofía, con la que lleva 48 años casado (casi nada…)

La mayoría de los biógrafos tratan a Sofía, la esposa, como una harpía que se negaba a que su marido cediera los derechos de autor y todas sus posesiones a los tolstonianos y al pueblo ruso. (Cabe destacar que los dos eran de orígen noble y vivían acomodádamente).  Pero en la película, sin embargo, se nos muestra a una mujer completamente entregada a su marido, fiel amante y consejera (sobre todo en asuntos literarios, se dice que le llegó a copiar Guerra y Paz, su famosa novela, 7 veces, una proeza teniendo en cuenta la envergadura del manuscrito) que intenta evitar que el anciano Tolstoi sea víctima de la manipulación e intrigas de los supuestos tolstonianos, una panda de estirados que, entre otras cosas, rechazan cualquier tipo de unión sexual y llevan al extremo los pensamientos del escritor (y ya se sabe que nada en exceso es bueno). En este complicado papel Helen Mirren brilla con luz propia y está realmente hermosa, muestra el lado más sensible de la esposa de Tolstoi: el amor incondicional, la pura devoción que siente hacia su marido. “Tú eres mi obra de arte y yo soy la tuya” llega a decir en un momento del film.

Aquí vemos a Tolstoi (a quien gustaba vestir de campesino pese a ser noble) dando un paseo por el bosque con su nuevo secretario, y demostrando que, pese a que los tolstonianos lo consideran un profeta, no es más que un anciano que ya ha vivido mucho.

Sofía, la esposa de Tolstoi, que se desvive por su marido. Puede que algunos biógrafos la acusen de harpía; yo achaco su rechazo a que, en aquella época, una mujer con carácter que se atreviera a tomar decisiones no estaba precisamente bien vista. Pero fue ella quién finalmente se quedó con los derechos de autor de su marido… (y se lo merecía, porque seguro que le ayudó, más de lo que el propio Tolstoi querría reconocer, con la escritura de sus obras).

El líder de los tolstonianos, cuya admiración por el escritor llega al fanatismo ( y quién sabe si ocultaba también intereses económicos).

El joven secretario de Tolstoi, que empieza siendo miembro convencido de la secta, pero que poco a poco va evolucionando… (menos mal que era un muchacho de mente abierta). Actúa como juez a lo largo de la película (sin pretenderlo) y arranca varias sonrisas al espectador.

En resumen, recomiendo esta película para:

-Aquellos que quieran ver un pedazito de historia desde una perspectiva nueva (y me da a mí que más humana y cercana a la realidad del suceso en cuestión).

-Personas interesadas en Tolstoi o literatura en general.

-Aquellos que amen los films de época bien ambientados e interpretados.

Desaconsejo esta película para:

-Aquellos que enseguida se aburran con películas más intelectuales que visuales.

Y para los curiosos, aquí queda el trailer:

Una respuesta to “La última estación”

  1. Bueno, bueno, aquí te tenemos otra vez. Echaba de menos tus críticas pero veo que no nos has abandonado (menos mal).

    Respecto a la película, tienes toda la razón, es cierto que al entrar y ver el cartel da la impresión de ser una película lenta, de esas que se hacen interminables mientras miras una y otra vez el reloj. Pero a mi, personalmente, me gustó muchísimo (especialmente el personaje de Sofía). Desde luego es 100% recomendable y tu crítica también. ¡¡Sigue así!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: