Open minds
will descend upon you

Clohe

Hacía milenios que no comentaba por aquí, sin embargo eso no significa que no haya ido al cine (ni mucho menos) o que no haya visto películas dignas de mención (tampoco, menos mal). Simplemente es que he estado ocupada (esta es una elegante manera de decir que he sido una completa y absoluta vaga en cuanto a lo de hacer críticas de cine se refiere… je, je).

Pero allá vamos. ¡Y hoy con una película romántica! Vaya, vaya. Y eso que yo tengo un pequeño problema con las comedias y las pelis románticas (me suelen dar alergia). Pero esta por lo menos supo captar mi atención. Además, conviene señalar que el director, Atom Egoyan, no es americano, (como muchos habrán supuesto por su apellido) sino un canadiense de origen armenio nacido en Egipto (¡toma ya…!).

Clohé ha sido definida como thriller erótico. Sin embargo, yo no estoy plenamente de acuerdo. ¿Thriller? Sí, pero sin misterio alguno, yo lo adiviné todo al principio (y no soy Sherlock Holmes ni mucho menos). Yo diría más que es una película disfrazada de thriller para dar algo de emoción al asunto, pero que es ante todo una de esas obras que exploran la psicología y obsesiones varias de los personajes que aparecen en ellas. Luego, ¿erótica? Bueeeeeno. Algo de erotismo si hay, no lo voy a negar, pero tampoco esta vez el adjetivo es merecido. (Una mujer masturbándose en la ducha está un poco… ¿cómo decirlo? ligeramente manido). Parece como si el toque lésbico de esta  película fuera tan exótico (Y realmente lo es. ¿Cuántas películas de gays he visto ya ? Doscientas. ¿Y de lesbianas? Un par. ¿Machismo? Pues yo diría que un poco… ejem.) que sólo por ver a dos tías besándose o haciéndolo ya podemos calificar la obra de erótica. Pero lo siento, para mí el erotismo es algo mucho más sutil, embriagador, y, honestamente, no tengo la sensación de que en esta obra lo hayan conseguido.

Dejando al margen mis quejas en cuanto a la calificación, me gustaría hablar del punto fuerte de esta película: la actriz protagonista, Julianne Moore. A parte de interpretar su papel con maestría (nadie esperaba menos de ella, la verdad) es la que (a mi entender) le da el verdadero punto erótico a esta película. Se supone que la actriz Amanda Seyfried (Clohé en la película) es la niña mona de este film. Sin embargo, la belleza demasiado perfecta y predecible, anodina incluso de esta, queda eclipsada por el encanto de Julianne Moore, que pese a tener veinte años más, es sin duda más atractiva. No me extraña (y creo que a nadie) que esta mujer cause determinados estragos amorosos en el film. Pelirroja, elegante, con unos modelitos clásicos pero terriblemente sugerentes. En fin, que ya os habréis dado cuenta, pero Julianne Moore me encanta en esta película, y merece la pena verla sólo por ella.

Tampoco sería justo olvidar a Liam Neeson. Ya está algo mayor (los años nos suelen tratar mejor a las chicas, qué le vamos a hacer) pero no voy a negar que este hombretón conserva algo de encanto. Sin embargo, me sigue intrigando la parte de la película en la que Julianne (Catherin) se lamenta de que, con el paso del tiempo, él está más guapo y ella no hace otra cosa que envejecer… viéndoles a los dos una piensa que es completamente al revés, así que, o el personaje de Julianne necesita gafas o definitavemente se le ha ido un poco la pinza… (y me inclino por la segunda opción).

Por otro lado, la historia no está mal. Lo suficientemente buena como para mantenerme entretenida el tiempo que dura, pero no tanto como para que dentro de un par de meses la haya olvidado. Predecible. Levemente insulsa. Con un final surrealista, forzado, y ligeramente incoherente.

En definitiva, esta es una película romántica, pero ante todo de añoranza. La añoranza y la tristeza de ir envejeciendo y ver como la vida pierde su color y su entusiasmo, de como todos cambiamos para acabar siendo lo que nunca quisimos y criticamos (pero eso sí, perfectos y adinerados, que para algo esto es ficción).

Y sólo me queda mencionar la preciosa banda sonora, que corre a cargo de mi querido Michael Danna.

*Recomiendo esta película para:

-Admiradores de Julianne Moore, Liam Neeson o Amanda Seyfried. Magníficas actuaciones.

-Amantes de las películas de amores, obsesiones y engaños con ese toque decadente.

-Quien quiera pasar una tarde domingo lejos del aburrimiento mortal.

*Desaconsejo esta película para:

-Aquellos que ya han visto demasiadas películas de amores, obsesiones y engaños, esta película será más de lo mismo.

-Aquellos que detesten las películas intimistas en las que el director se pasa una hora y media reflexionando sobre lo contradictorio de la naturaleza humana. Caerán dormidos antes de la hora.

Aquí el tráiler:

Ninguna respuesta to “Clohe”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: